Porque ejercitarse en esta época Navideña?…
Tanto en Navidad como en cualquier otra época del año se recomienda no dejar de entrenar. “El cuerpo está hecho para moverse y al dejar de hacerlo podemos enfermar. La actividad física y, más concretamente, el ejercicio es el único medicamento para tratar este problema, no tiene efectos secundarios y no puede ser más barato”, señalan expertos en entrenamiento , y destacan tres beneficios de su práctica en Navidad:
Mantener el hábito: continuar con ello es crucial para conseguir cualquier objetivo, ya sea mantener una buena salud, perder peso o no ganarlo.
Mejor eficiencia metabólica: favorece la mejor distribución de los nutrientes, evitando una mayor acumulación de grasa.
Mejorar el balance calórico: el ejercicio es también un apoyo importante para tener un balance calórico consecuente con nuestros objetivos.
Aunque “el descanso es necesario para el cuerpo y es parte del propio entrenamiento, si va más allá de lo que se necesita, nuestro rendimiento disminuye y nuestra salud se ve perjudicada de manera progresiva con todo lo que conlleva el sedentarismo y la falta de ejercicio físico”. Los efectos son “directos, pudiendo empeorar física y emocionalmente nuestra calidad de vida”.